Benvingut al bloc del cineclub de l'IES Jorge Juan d'Alacant.
Cada divendres, a les 18:00, al Saló d'Actes, podràs gaudir d'una nova pel·lícula.
Preguem als espectadors que ens segueixen cada setmana que siguen puntuals!!!


Normes del bloc

Pots comentar els nostres articles sempre que t'identifiques amb un nom real.

7 de març de 2008

La vida de Brian

Brian nace en un pesebre de Belén el mismo día que Jesucristo. Un cúmulo de desgraciados y tronchantes equívocos le harán llevar una vida paralela a la del verdadero Hijo de Dios. Sus pocas luces y el ambiente de decadencia y caos absoluto en que se halla sumergida la Galilea de aquellos días, le harán vivir en manos de su madre, de una feminista revolucionaria y del mismísimo Poncio Pilatos, su propia versión del calvario.Considerada la quintaesencia de la "demencia" Python.
Una obra de arte del humor y la ironía, no esperes carcajadas provocadas por la película, pero sí más de hora y media de sonrisa que se te queda varios días y que sin embargo hace a la vez pensar sobre lo trivial de la realidad histórica convertida en leyenda por los años o por los terceros observadores y no protagonistas.

Para que se puedan hacer una idea mas o menos de la irrealidad de la pelicula hay que ver algunas frases de ella:
  • Judio: Bien , pero aparte de la educación, las carreteras, la sanidad, la irrigación, el vino, los hospitales, el orden público, el sistema de alcantarillado y la sanidad pública. ¿Que han hecho los romanos por nosotros?
  • "Lo siento, no tengo pipas. Tengo higadillos de erizo, y bazos de ocelote... ¿Quieres morros de nutria?"
  • ''Creo que ha dicho 'Bienaventurados los queseros'".
    • Espectador de Jesucristo
  • "¿Por qué precisamente los queseros?"
    • Espectadora
  • "Hombre, no hay que tomarlo literalmente, se refiere a todos los fabricantes de productos lácteos."
    Marido de la espectadora.
Pero para ver algun adelante de la pelicula de la semana que viene hace falta verlos de verdad:
Alguna escena 1, 2.

Y una reseña hitorica para no llegar alli sin saber de que nos hablan.